Cosas que pasan en verano

Pasad rápido que entra calor. Cerrad la puerta que estoy intentando preservar esos tres grados de diferencia de temperatura entre dentro y fuera. Ahora sí. ¡Hola, hola! Como bien os habréis dado cuenta, estoy publicando con bastante menos frecuencia ahora que es verano. Tengo, lo prometo, una razón: Se llama verano y su apodo es calor mortal. Tiene amigos como “¿Salimos cuando refresque?” y “¿Te vienes a la piscina un rato?”.

Por lo que he podido comprobar, muchos de nosotros estamos así y los proyectos van lentos, más de lo habitual. Por razones anteriormente nombradas relacionadas con el verano voy a publicar menos a menudo, aunque no dejaré de hacerlo.

Ahora sí, ¿Qué es lo que nos pasa con el verano? Llevamos todo el año diciendo que “cuando tenga vacaciones me pongo con esto” y que “me falta tiempo, pero en verano sin falta está acabado”. En el momento de la verdad estamos todos con el helado en la mano, los pies en la piscina y cargándonos la conciencia con un “debería estar trabajando en x”.

Por eso, vengo a proponer una cosa: Dejémoslo estar durante un rato. Cuando nos dedicamos plenamente a disfrutar durante un tiempo, volvemos a nuestros proyectos con más ganas. Te animo a coger el libro al que estás tan enganchado, esa película que tienes ganas de ver con buena compañía, dejar el tiempo pasar, descansar bien, ver atardecer, olvidarte del móvil durante una tarde, de los proyectos que son para entregar próximamente, de los e-mails…

A veces estamos tan preocupados forzándonos para trabajar con inspiración que nos olvidamos de alimentar a nuestro yo creador con nuevas energías positivas.

Un abrazo fresquito (que nos hace falta),

Firma Mery

 

¡Déjame un comentario!