¿Qué aprendes en un proyecto nuevo?

trucos para nuevos proyectos

¡Hola! Llevo unos cuantos meses desaparecida de Innocence Studios, pero me habéis tenido activa por Twitter e Instagram. ¿Cuál es la razón de mi desaparición? Proyectos que han requerido gran parte de mi tiempo y estar buscando inspiración para cosas nuevas. Hoy os vengo a contar la aventura de mi primer cortometraje… O qué se aprende de un proyecto distinto.

Un proyecto distinto

Hasta ahora he hecho cosillas en el mundo de fotografía, diseño, diseño de foros, escritura… Pero hasta ahora ni me había acercado al mundo de los cortometrajes. Cuando en clase nos propusieron rodar unos cuantos como trabajo final de unas asignaturas, dijimos que sí. Hicimos grupos y nos pusimos a trabajar.

Cuando comienzas todo es ilusión y no saber qué hacer. No os voy a contar las cuestiones más técnicas porque para eso habrá un post cuando Nena (el cortometraje) se haya estrenado. Ahora quiero contaros que he aprendido.

Trabajar en grupo era tan importante como nos dijeron

Todos los universitarios me entienden cuando hablo de lo cansados que son muchos trabajos en grupo. Sin embargo, cuando nos enfrentamos al cortometraje me di cuenta de que era imposible hacerlo tú solo. Esto implica confiar en los demás y también es necesario una organización de equipo.

Deja claro qué necesitas, cómo y para cuándo.
Y sí, esto significa que dejes de intentar abarcarlo tú solo 😉

Organización

La primera vez que hacemos algo es cuando más nos cuesta saber cómo organizarnos. Sin embargo, poner fechas (incluso a ti mismo: cuándo tener listo el texto, cuándo haber hablado con X persona…) resulta imprescindible. Para no agobiarme, lo que procuraba hacer era dejarme unos días de margen por si me surgía algún problema que retrasase en las tareas relacionadas con el proyecto.

Hazte una lista de cosas por hacer, ponte dead-lines (fechas límite) y fija eso con las demás personas que trabajen contigo.

Tiempo para pensar en otras cosas

Pensar todo el rato en un mismo proyecto hace que al final el problema que intentamos resolver parezca imposible. Hay que dedicarle tiempo, sí, pero también funciona ir al gym una hora y volver después a ello. Lo ves con otros ojos.

Comparte tus frustraciones

Espero que el corto no sea el proyecto más grande que vaya a hacer. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a proyectos más grandes de lo que acostumbramos a veces nos desbordan un poco. Agradezco mucho a las personas que me han escuchado (mi familia, las otras directoras de los cortos que se han hecho…) porque hablar de tus frustraciones ayuda a verlas desde otra perspectiva.

¡No olvides eso! Posiblemente ese problema lo estés viendo “peor” de lo que es. Toma distancia para enfrentarte a él.

Ilusión y pensamiento creativo

La ilusión y el trabajo duro moverán el proyecto hacia delante. Cuando las cosas se pongan difíciles, la imaginación puede resolverlas antes que la frustración.

 

Hasta aquí llega el post de hoy. Espero poder escribir de forma más habitual a partir de ahora (aunque esté enredada aprendiendo a usar Blender, DaVinci e InDesign).
¡Escríbeme en un comentario o a través de las redes sociales cuál es tu regla #1 para enfrentarte a proyectos distintos!

Un abrazo,

¡Déjame un comentario!