Una sola razón para no abandonar tu proyecto

Probablemente tú también tengas ese pequeño proyecto personal en el que trabajas día tras día y que aún no te da “ni para un café”. Sin embargo, te haga feliz y eso es mucho más de lo que puede traer consigo el dinero.

Una vez nos hemos lanzado a abrir el proyecto, un universo de dudas y comentarios negativos se cierne sobre nosotros. Las personas que nos rodean se dividirán entre las que nos apoyan y las que yo llamaría personas tóxicas para tu idea: No dan ninguna opinión sincera y fundada pero tampoco generan apoyo sino únicamente comentarios negativos: “¿Y si sale mal?” “¿Eso te dará para vivir?” “¿No te parece que deberías dedicarte a otra cosa? … Quizás a algo más serio”.

Con el tiempo he aprendido que las personas que realmente te valoran y a quienes preocupas escucharán tu idea y te darán la opinión más sincera y positiva posible. No dejarán hueco para comentarios imprecisos e inútiles como los que has leído arriba. Cuando reabrí mi blog, Innocence Studios sabía qué personas serían las primeras en saber de su existencia. Gracias a ellos pude orientarme y pulir una primera idea.

(…) las personas que realmente te valoran y a quienes preocupas escucharán tu idea y te darán la opinión más sincera y positiva posible.

¿Qué podemos hacer si no encontramos el apoyo o la orientación que necesitamos para comenzar o mejorar nuestro proyecto? Encontrar personas. Comunidades. Aprender mil cosas en torno a nuestro proyecto nos hará desarrollarnos y desenvolvernos mejor. Permitirá que conozcamos el mundillo donde nos movemos, conozcamos nuestros puntos débiles, trabajemos en ellos. Que mejoremos en aquello que hacemos hasta conseguir convertirlo en algo más que un pequeño proyecto. Este esfuerzo traerá consigo como mínimo una recompensa: Felicidad.

La felicidad es un bien poco preciado en esta sociedad. Nos movemos demasiado deprisa y consumimos los pequeños placeres casi sin dejarnos disfrutar de ellos. El placer del trabajo bien hecho es uno de esos que cada vez se nos olvida más: Si tu proyecto se convierte en tu rincón del trabajo feliz, no lo dejes estar, digan lo que digan. Cuando algo realmente nos gusta no nos importa dejarnos las horas en ello, sacar tiempo de donde sea –hoy en día está caro, el tiempo–.

Si aún no te has atrevido a llevar a cabo tu proyecto, empiézalo. No hay ninguna razón que debiera pararte. Ni siquiera las dudas: Con tesón y encontrando el apoyo que necesitas podrás sacarlo adelante. Muchas veces nos asalta la incertidumbre acerca de aquello en lo que trabajamos; si sigues lo que dicta tu corazón y persigues tu sueño, antes o después llegarás a buen puerto.

Si aún no te has atrevido a llevar a cabo tu proyecto, empiézalo.

Existen numerosas razones por las que no deberías abandonar tu proyecto. Porque llevas mucho tiempo intentándolo, porque tienes que aprender a ser constante o porque no deberías rendirte al no recibir la atención esperada… Sin embargo, ésta es la única razón que voy a aportarte a ti, que tienes un proyecto, a ti, que a veces titubeas y te sientes perdido:

Si tu proyecto te hace feliz, no lo abandones, sigue trabajando en él, mejorándolo y convirtiéndolo en una pequeña parte de ti. Al final merecerá la pena. El esfuerzo se convertirá en conocimiento. La satisfacción de un proyecto moviéndose más o menos rápido sobre sus ruedas se convertirá en felicidad.

Si tu proyecto te hace feliz, no lo abandones, sigue trabajando en él, mejorándolo y convirtiéndolo en una pequeña parte de ti.

Espero que este pequeño y humilde consejo te sea de utilidad: No abandones.
No olvides compartir esta entrada si te ha gustado, suscribirte a mi blog si te apetece que te avise al publicar para no perderte ninguna entrada y recibir contenidos exclusivos próximamente y recibir un fuerte abrazo de mi parte.

Firma Mery

10 thoughts on “Una sola razón para no abandonar tu proyecto

  1. Cuando comencé a leer la entrada, incluso antes, tenía el pensamiento de dejarte un comentario de los míos. Sin embargo, al terminar de leerte me has dejado tan encantada que todas las posibles palabras que podría haberte dicho se han desvanecido en el aire. Y créeme, eso es bueno porque me has dejado sin ellas. Muchas gracias por currarte este tipo de entradas para todas aquellas personas que podemos necesitarlas 🙂

  2. Muy lindo consejo ♥ Sirve para muchos que estamos en la misma 😉
    Recién descubro la página, me ha encantado.
    ¡Besos!

  3. Me ha gustado mucho la entrada, todo un chute de energía. Yo quiero mandar el mío a la mierda todos los días, y debería dejar de pensar así, debería creerme capaz, al menos.

    Besitos.

  4. No podría estar más de acuerdo. Tener ideas es difícil, intentar llevarlas a cabo, desarrollarlas y mimarlas lo es más aún, y ya no digamos concluir los proyectos en los que desembocan. Sin embargo, rendirse es muy fácil, es la opción sencilla, nos quita de oír a personas decirnos lo inútil que es el esfuerzo que hacemos, el tiempo que empleamos, la pasión que le ponemos. También evitamos oír a esa voz interior que nos susurra que no vamos a lograrlo. Abandonar es la opción más rápida, la que menos quebraderos de cabeza nos da, es FÁCIL. Pero, digo yo, ¿qué sentido tiene la vida si no la complicamos un poco? 😉

    1. ¡Gracias por tu comentario, Laura! El camino fácil no es una opción en estas cosas, desde luego. Hay que luchar un poco y luchar por aquello que nos apasiona :). ¡Un abrazo!

Leave a Reply to Jaz Cancel reply